Fuente: Pro Mujer Bolivia

Aida Pereira Mercado de Riberalta – Beni, Carpintera, 59 años.

La prosperidad llega de la mano del valor, seguridad, responsabilidad y la claridad en nuestras metas. Estos factores se encuentran en la vida de la señora Aida Pereira Mercado, quien llegó a Riberalta buscando construir un futuro mejor y lo consiguió.

“Yo realizaba diferentes oficios pequeños y busqué otra forma de vida, estuve mirando el lugar y llegué a pensar que podría poner mi carpintería. Vi muebles en el mercado. En mi búsqueda, una señora me invitó a ser parte de Pro Mujer. Saqué mi crédito y compré una mesa tres en uno y un motorcito: huequeaba, lijaba y limpiaba la madera”. De esta manera, Aida comienza el inicio de su éxito como carpintera, como madre y como mujer exitosa.

Hoy es la única mujer miembro de la respetada Asociación de Carpinteros de Riberalta, tiene cuatro hijos profesionales y goza de la admiración de su comunidad. Pero en sus inicios no fue todo fácil. Su ilusión era ser enfermera, sin ser bachiller cursó estudios en la universidad, pero la sacaron por no tener título; “en la necesidad no se puede escoger”, dice resignada. Aida se repuso y encontró que ésta era una oportunidad para buscar otra fuente de ingresos.

De casada  sufrió violencia física, económica y psicológica; y decidió recomenzar su camino sola, porque tiene el pensamiento claro: “si somos iguales, no podemos dejarnos violentar, tenemos la misma fuerza y las leyes ahora son parejas”.

La “mujer no es débil”, dice Aida; “solo que a veces no tenemos información, no conocemos nuestros derechos y no sabemos hablar. Ninguna se debe sentir discriminada ni permitir ser disminuida”. Explica que en Pro Mujer encontró un apoyo jamás pensado pues todas las instituciones financieras piden garantía, esta institución confío en su palabra y las compañeras la garantizaron. Esto la sorprendió y la hizo muy feliz. “Pro Mujer me dio el inicio de mi seguridad, de seguir viviendo, manteniendo y criando a mis hijos”.

Deja un comentario