Fuente: Pro Mujer Bolivia

Pilar Soila Villanueva de Tarija, conductora de micro, 35 años

La señora Pilar pasa la mayor parte de su jornada al volante de un micro, nos cuenta qué hace frente a este reto: “…me gusta lo que hago, hay muchas personas que discriminan, pero eso me da más fuerza”.

Pilar se inició en el ámbito laboral vendiendo ropa de manera ambulante, pero un día cambio de oficio. Comenzó a trabajar conduciendo un micro, porque su marido se emborrachaba con frecuencia. Él era chofer del propietario de una movilidad, a quien debía pagar una renta diaria. Pilar temía por la vida de su esposo cuando manejaba en estado de ebriedad, puesto que podía sufrir algún accidente. “Vencí mis nervios,  el miedo y me lancé a manejar”. Ahora conduce un micro por toda la ciudad con gran confianza y seguridad. Los pasajeros se alegran de verla al volante porque dicen que una mujer es más cuidadosa. “Mis compañeros de trabajo me aceptan, nos reímos y nos desestresamos al conducir. ¡Me gusta mi trabajo!”.

Pilar encontró caminos para crecer y hoy afirma con certeza: «Pro Mujer es mi ayuda, porque no nos pide una garantía. Mis hijas se sienten orgullosas de mí. Mi pareja aporta económicamente igual que yo, un día le dije: “me pones un dedo encima y no habrá vuelta”. Me está yendo muy bien en mi trabajo».

Cuando las mujeres están empoderadas y pueden exigir sus derechos, ejercer liderazgos, aprovechar oportunidades de educación y empleo, sin duda alguna, crecen como Pilar, quien cree en la igualdad entre hombres y mujeres como socios. Alienta a las mujeres a salir adelante y terminar con sus miedos, porque “en el camino todo se arregla”.

“Mi mejor motivo para salir adelante son mis hijas, ellas son mi vida… Mi sueño es dejarles una casa”.

Deja un comentario