Fuente: Pro Mujer Bolivia

Ylda Amutari Carranza, del Beni, vendedora de comida y refresco, 27 años.

Escalar a la cima puede ser duro para cualquiera. Sin embargo, hay mujeres que se enfrentan a obstáculos específicos, los vencen y convierten el camino hacia el liderazgo en un verdadero reto. Ylda Amutari que vende comida y refrescos en un puerto del Beni, tiene claro lo que quiere en la vida: ser empresaria.

Esta tímida y sencilla mujer, tiene la grandeza en su humildad. Ella trabajaba desde niña primero con su madre, haciendo empanadas y vendiendo refrescos. Posteriormente fue ayudante de su tía, quien le pagaba poco. Ylda es visionaria e intrépida y teniendo apenas 18 años quería tener mejores ingresos, consiguió su primer préstamo de Pro Mujer. “Me enteré que Pro Mujer daba crédito a mujeres como yo por un familiar, me acerqué y obtuve el dinero para empezar mi negocio”.

“Yo solita atiendo y hago todo, me gusta charlar con la gente y ofrecer lo que hay. Aprendí a cocinar desde chica y aproveché lo que sé hacer, tengo el modelo de mi tía”, con inteligencia e intuición supo conocer sus fortalezas y las llevó al plano del negocio para salir adelante. En Pro Mujer aprendió a administrar su dinero, lo maneja con habilidad. Su “venta” está ubicada en un lugar estratégico en un puerto. Allá acude mucha gente de todo lado y muchos acuden donde Ylda para comer y refrescarse. Con esmero atiende a los comensales y mira con optimismo su futuro: “en el río hay movimiento, hay mucha gente y siento que escalaré a la cima”.

Ylda está segura que tendrá otro negocio más. Ella está esforzándose para ello. “Entrar a Pro Mujer me ha servido para mirar más allá. Nos da dinero para que crezcamos, no para que nos quedemos ahí nomás. Aconsejo a todas las mujeres que saquen préstamo de acuerdo a sus posibilidades de pagar”.

Ya sea al forjar el propio camino o seguir los pasos de quienes van adelante como el de su tía, Ylda, con ideas innovadoras, siendo exploradora y visionaria, motiva a alcanzar nuevas alturas, en los negocios y en la vida.

Deja un comentario