Fuente: El Diario

Bolivia soporta una crisis de agua desde hace mucho tiempo, el año pasado se agudizó, debido a varios factores como el calentamiento global que causa sequías, la carencia de políticas preventivas y la casi nula cultura poblacional para la administración de este recurso.

“En los últimos 10 años la dinámica política ha perjudicado la administración del agua en Bolivia. Como Epsas es administrada por el Gobierno, eso dificulta la gestión coordinada con las Alcaldías”, dijo el investigador a BBC Mundo.

La escasez de agua potable ya afecta a cinco de los nueve departamentos del país. Este hecho no es desconocido en áreas rurales y el sufrimiento es constante, pero pasa desapercibido.

Deja un comentario