Fuente: Página Siete
Anemia, hipertensión arterial, desnutrición  gestacional, preeclampsia, nacimiento prematuro y cesárea son los seis riesgos más comunes a los que se expone una niña gestante    entre 10 y 14 años, según tres ginecólogos consultados por Página Siete.
“El embarazo en la adolescencia -mujeres desde los 11 hasta los 19 años- se divide en tres grupos: de 10 a 12 años, adolescencia temprana, es el grupo de mayor riesgo; el intermedio, de 13 a 15 años; y el tardío que es de 16 a 19 años”, explicó ayer  el director del Hospital de la Mujer, Daniel Cárdenas.
Remarcó que un embarazo en la etapa temprana en la adolescencia trae grandes consecuencias no sólo para la madre, sino también para el bebé.
La madre, expuso,    puede sufrir   abortos espontáneos. “Como no está desarrollado su cuerpo, la gestante puede tener un aborto tan sólo con levantar un poco de peso”.
Con él coincidió  el médico obstetra que atiende embarazos de alto riesgo Édgar Torrico, quien aseguró que el embarazo también puede generar el aumento de la presión arterial.
El lunes, la responsable del área del Continuo de la Atención del Ministerio de Salud, Mariana Ramírez, informó que de enero a julio de 2017 hubo   2.500 niñas de  10 a 12 años embarazadas”, en promedio, cada día 12 niñas dan a luz.
Además relató que en 2016, una niña de 12 años falleció por una hipertensión arterial y no concluyó la gestación.
Según Torrico, otra de las afecciones que se presenta en estos embarazos es la desnutrición gestacional y consiguientemente una anemia. “Porque el bebé absorbe todos los nutrientes de la madre  adolescente y ella se queda con muy poco”.
Para Cárdenas, la preeclampsia y la eclampsia también se presenta en el embarazo a esa edad.
“Esto es el agravamiento de la hipertensión arterial del embarazo,  la paciente puede  sufrir convulsiones y se pone en riesgo la vida de la madre y del bebé”.
También se asocia el parto prematuro, es decir que no cumple las 40 semanas de gestación y consecuentemente  hay cesárea. “En ese grupo todas las pacientes deben ser terminadas en cesáreas”, remarcó Cárdenas y explicó que eso sucede porque como no tienen el desarrollo del aparato genital, no pueden dar a luz de forma normal.
De acuerdo con el obstetra Raúl Ruiz, no sólo hay riesgos para la madre, sino también para el bebé, pues al nacer prematuro puede tener bajo peso y si no se le alimenta de forma adecuada, puede llegar a tener déficit de atención. “Es mejor que la mujer se embarace a los 25 años”.

Deja un comentario