Fuente: El Diario

El programa de Centros de Apoyo Integral Pedagógico (CAIP), presidido por el Ministerio de Educación, busca beneficiar a los niños que viven en los centros penitenciarios, el primer reclusorio que se benefició de ello fue el Centro Penitenciario San Sebastián del departamento de Cochabamba.

Esos programas están orientados a atender la necesidad inmediata de niños y niñas que viven con sus progenitores en los centros penitenciarios en situación de desventaja, población que presentaba un alto índice de deserción escolar y en algunos casos hasta discriminación en unidades educativas del Subsistema de Educación Regular.

En relación a ello, el ministro de Educación, Roberto Aguilar, señaló que tales programas acompañarán el proceso educativo y que serán oportunos para los hijos de quienes por situaciones diferentes se encuentran recluidos en los distintos centros penitenciarios.

DISCRIMINADOS

“Muchos niños fueron discriminados por tener a sus padres en centros penitenciarios y es por eso que queremos tener espacios para que puedan tener un ambiente, un aula equipada y con profesionales que puedan acompañar los estudios de cada niño y niña”, expresó la autoridad.

En ese contexto, detalló que en todo el país existen 16 “Centros de Apoyo Integral Pedagógico”, los cuales mejorará el desempeño escolar de las niñas y niños a través del apoyo pedagógico, además de la contratación de los servicios profesionales especializados, como pedagogos y sicólogos, que atiendan las necesidades de ellos.

Con la finalidad de viabilizar los CAIP´s en todos los recintos penitenciarios del país, en la gestión 2012 se suscribió un Convenio Interinstitucional entre el Ministerio de Educación y el Ministerio de Gobierno (que tendrá vigencia hasta el año 2022, con posibilidad de renovación tácita ante la no observación del mismo por alguna de las partes), el que posee, según las normas vigentes, la atribución de administrar dichos recintos penitenciarios.

“Buscamos mejorar la calidad de vida de cada menor, haciendo un trabajo integral para que los niños puedan tener un sostenimiento emocional, es decir, que aparte del trabajo pedagógico, hacemos un trabajo psicológico en bien de ellos”, manifestó Rosario Moreno, maestra del CAIP‘s

Un padre de familia del centro penitenciario expresó que estos centros permiten un cambio en cada niño en su desarrollo educativo y que serán de ayuda para los padres para poder educar a sus hijos al momento de salir del centro.

Deja un comentario