Fuente: Los Tiempos

El 25 por ciento de los niños trabajadores no acceden a una educación escolar en el país, según datos del Ministerio de Educación. El titular de esta área, Roberto Aguilar, anunció que lanzarán un programa para apoyar a este sector.

En Cochabamba la deserción bordea el 2 por ciento en primaria y en secundaria llega a 16 por diferentes factores, entre ellos el trabajo infantil.

El Registro Único de Estudiantes (RUDE) de 2016 señala que en el país 34.000 niños trabajan y estudian de una población de 2,6 millones de colegiales que registra el sistema.

Otras cifras dan cuenta de 260.000 niños y niñas que realizan trabajo doméstico que no es visibilizado. En tanto que las organizaciones sostienen que unos 800.000 niños y adolescentes trabajan en Bolivia.

En Cochabamba, la Organización de Niños y Niñas Trabajadores de Cochabamba (Onatsco) aglutina a 500 trabajadores, si bien han logrado establecerse no ha concluido la lucha por sus derechos. Entre las vulneraciones y los riesgos que sobrellevan están la falta de un servicio de salud y de educación garantizada para un mejor futuro.

Al respecto, el coordinador general del programa Audiovisuales Educativos (AVE), Cristóbal Gonzales, declaró: “Se habla de erradicar el trabajo infantil, pero lo que hay que erradicar en el fondo es la pobreza de las familias”.

El mayor riesgo para los menores de edad, según Gonzales, es perder un proyecto de vida. “El dinero genera una especie de inmediatez y eso hace que se acostumbren al trabajo y pierdan un proyecto de vida” y, “si bien de niños consiguen espacios que generan ingresos, de 17 años ya no tienen esta respuesta y disminuye su posibilidad de superación”, dijo.

Sin embargo, la mayor demanda de los trabajadores es que la gente no los confunda con niños en situación de calle.

El representante de Onatsco, Juan David Ticona, señaló que la realidad es distinta y el pedido de erradicar su trabajo aumenta las vulneraciones. “Los riesgos que pasamos son la explotación y agresión verbal, pero cuando no estábamos protegidos era peor”, afirmó. En cuanto a la educación, señaló que, si bien hay un porcentaje de deserción, se busca la manera de que se retome el estudio.

Los niños trabajadores llegan al centro de la ciudad desde K’ara K’ara, Alto Buena Vista y Villa Israel. Sus padres son migrantes con trabajos eventuales.

CÓDIGO

• El Código Niño, Niña y Adolescente del país establece la protección a la actividad de los niños y niñas trabajadores con tres tipos de trabajo infantil: 10 años para trabajo por cuenta propia, 12 por cuenta ajena y 14 para asalariados.

• En 2002, la Organización Internacional del trabajo (OIT) declaró el 12 de junio “Día Mundial contra el Trabajo Infantil”.

Deja un comentario