Fuente: Pro Mujer Bolivia

Segundina Muñoz García, albañil, Cochabamba, 46 años

“Las mujeres podemos trabajar de albañil, de doctora o lo que sea pero lo importante es que pensemos con la cabeza, saquemos a nuestros hijos adelante, ayudemos a nuestros maridos, nos anticipemos y no estemos buscando dinero el día de la necesidad, eso para mí es tranquilidad y éxito”, señala Segundina; quien ha sufrido y cada día se levanta con la seguridad que éste será un mejor día.

Empezó a trabajar en el campo pasteando ovejas y vacas con sus padres cuando aún era una niña, ambos fallecieron y se vio sola trabajando en la cosecha de papas. Se casó a sus 18 años con un albañil. Hizo cálculos y advirtió que el trabajo de su esposo era más rentable, comenzó como su ayudante y perfeccionó la técnica, se especializó en murallas: “porque todo es recto y sin detalles, se gana más porque es más rápido”. Si bien no tiene estudios ella sabe muy bien cómo administrar su tiempo y esfuerzo y donde ganará más: “prefiero el trabajo de albañil porque, aunque la cosecha de papa es muy buena, solo da una vez al año, en cambio como albañil hay contratos todos los días”.

En su vida personal, conoció la violencia familiar. “Peleaba con mi esposo, ahora ya no. Mis padrinos nos han encargado a cada uno nuestras responsabilidades en el hogar y eso nos ayudó mucho. Recomiendo no juntarse muy temprano, cuando son jóvenes no se entienden y eso es malo para los hijos”.

Habiendo comenzado su oficio de albañil, sus amigas le dijeron que les faltaba una persona en su grupo de Pro Mujer y se animó a ingresar, “comencé con 500 bolivianos, luego 1.000 y después 3.000. Ahora tengo mi crédito individual. Yo necesito manejar dinero porque tengo a mis hijos estudiando, mensualmente pago por sus estudios”, dice Segundina, mujer de origen humilde y que ahora está en la cima del negocio de albañilería.

Esta exitosa mujer dice que por ahora el préstamo le alcanza y su capacidad de pago podría ser mayor porque tiene mucho trabajo, “agarro contratos, tengo mi auto propio y me puedo trasladar donde el cliente me diga que vaya. Las mujeres podemos trabajar de albañil mejor que los hombres y hacer mejores negocios”, dice con gran confianza en sí misma.

Segundina aconseja a las mujeres: “trabajen bien y aprendan a trabajar con Pro Mujer, no busquen dinero a última hora, trabajen todos los días para llevar completa la cuota el día de su pago”.

Deja un comentario